Red Cultura
  • Fotografías
Luis Salas, director de La Vida y obra de Emiliano Villafuente.
Luis Salas, Hernán Jiménez y Nicolás Pacheco con dos premios cada uno en La 240
Sólo trabajos costarricenses resultaron ganadores Festival Centroamericano de Video Joven La 240, que finalizó el pasado sábado 17 de abril.
19/04/2010 10:04 AM
Natalia Rodríguez Mata
nrodriguez@redcultura.com

Tres trabajos audiovisuales costarricenses se llevaron dos premios cada uno en la más reciente edición de La 240, el Festival Centroamericano de Video Joven que finalizó oficialmente ayer sábado y cuya principal característica fue que todos los trabajos premiados resultaron de nuestro país.

Ellos fueron “La vida y obra de Emiliano Villafuente”, “Frankfurt” y “El Puente Rojo”, de los directores Luis Salas, Nicolás Pacheco y Hernán Jiménez, respectivamente.

Los premios se anunciaron ayer en el Bar El Lobo Estepario, donde se realizó la premiación del evento, previo a un concierto con tres bandas de Costa Rica y Panamá. Además, contó con la sorpresiva participación del cantautor nicaragüense Perrozompopo, quien llegó al bar a cantar tres canciones luego de dar un gran concierto en el CENAC horas antes.

El trabajo de Salas, un falso documental que cuenta la divertida historia de un supuesto director de cine, obtuvo uno de los tres premios más importantes de la noche, el Premio al Audiovisual Centroaméricano. Además, los asistentes lo premiaron con el Premio del Público, el cual se obtiene mediante votación.

Esta es la segunda vez que “Emiliano” obtiene dicho reconocimiento, luego de que en la pasada Muestra 17 de Cine y Video Costarricense, realizada en noviembre del año pasado, lo ganara también. En esa oportunidad también se llevó los premios al Mejor Cortometraje y Mejor Guión.

Hernán Jiménez, quien actualmente estudia en San Francisco, California, ganó dos menciones: una por la Mejor Propuesta Visual y otra en la categoría  Audiovisual Centroamericano de Escuelas en el Extranjero, ambas por su trabajo "El Puente Rojo". En este corto, se cuenta la historia de un padre y un hijo separados geográficamente que ansían verse e ir al puente de San Francisco. El trabajo sigue muy en la línea de Jiménez en anteriores producciones, como “Las ganas” y “Una tarde cualquiera”, donde explora las temáticas del recuerdo, la lejanía padre-hijo y el reencuentro o el deseo de él.

Nicolás Pacheco, miembro del colectivo Bisonte, también ganó en la categoría de escuelas en el extranjero y por Mejor Montaje, en este caso por su trabajo “Frankfurt”, realizado en Singapur.


Los premiados por el jurado

Además de las menciones, en La 240 el jurado entrega tres premios principales a los que considera los mejores trabajos globales del Festival (Premio Audiovisual Centroamericano Joven). Aparte de “La vida y obra de Emiliano Villafuente”, otras dos producciones costarricenses ganaron esta distinción.

Estas fueron la animación “El Pianógrafo” de Eduardo Brenes, un trabajo exquisitamente realizado, con música original, guión preciso y un concepto claro, sencillo y elegante.

La otra producción fue “Cantar los 90”, proyecto de tesis de Marco Montero en el que se ve el mundo a través de los ojos de los “ultras” o aficionados al Deportivo Saprissa, mediante un viaje circular de un aficionado (El Cuervo) desde que sale de su casa rumbo hacia el estadio hasta el regreso.

Además de estos tres premios, el jurado entregó dos menciones especiales a “Protege tus Datos” del Proyecto Caja Abierta y “La Mano Peluda” de Verónica Navarro.

Más menciones específicas

El premio al Mejor Videoclip de La 240 de este año fue para "Annahilate U", de los hip-hoppers Sirius y Souljah, un trabajo del costarricense Marlon Villar. Fue filmado en varias cárceles del país y cuenta con una excelente factura técnica, en un género en el cual Villar se consolida como uno de los realizadores del momento, con otros trabajos de calidad que ha realizado recientemente para bandas como Pneuma y el mismo Sirius.

Además de estos premios se dio mención a las obras "Marea" de Andrés Soto (el premio se otorga a Eduardo Batista) por Mejor Aprovechamiento de Recursos, "El Último Taxi" de Marcos Machado y Tamara Segura por Mejor Idea Original, y "Arena" de Mauro Borges por Mejor Propuesta Sonora (el premio se entregó a Marcelo Quesada, Erick Vargas y Gastón Saenz)

Este año el jurado estuvo compuesto por el salvadoreño Julio López, el panameño Enrique Pérez, la costarricense Sandra Trejos, el italo-costarricense Luciano Capelli y el chileno-costarricense Esteban Zabala.

La tercera edición de este importante festival se realizó, según sus mismos organizadores (el colectivo D_ficil Prod) "con las uñas", ya que contaban con pocos recursos económicos. Sin embargo, se sacó la tarea y hubo cinco excelentes noches de muestra, así como actividades paralelas, con muy buena asistencia.

Con respecto a la prevalencia de costarricenses entre los premiados, los organizadores manifestaron en un comunicado de prensa que “este año tuvimos menor participación de trabajos de países fuera de Costa Rica, esperamos recibir para la próxima edición muchos más y así motivar el intercambio regional”.

Previo al Festival, este año se grabó el cortometraje “Primera Plana” en el marco del taller intensivo La Olla de Presión, en el que 7 jóvenes centroamericanos se congregaron en Costa Rica para hacer realidad lo que corresponde a la segunda coproducción conjunta de la historia audiovisual regional.