Red Cultura
  • Fotografías
La obra "Nosotros los hombres", de Rafael Ottón Solís, estará ubicada en el centro del Plenario durante la III Cumbre CELAC.
Arte costarricense será parte de la Cumbre CELAC
El Ministerio de Cultura y Juventud preparó una oferta cultural para la importante cita diplomática, que contempla una instalación, artes visuales, fotografía y música.
20/01/2015 12:00 AM
Natalia Rodríguez Mata
nrodriguez@redcultura.com

Con muestras de artes visuales y música Costa Rica se mostrará al mundo durante la III Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), que se realizará el 28 y 29 de enero.

La cita constituye un momento de importante exposición para el país, ya que se espera la visita de 33 Jefes de Estado y de Gobierno, así como una vasta cantidad de periodistas de muchos países.

Según el Ministerio de Cultura y Juventud, la propuesta de contenidos culturales que prepararon pretende visibilizar la diversidad cultural del país mediante distintas expresiones artísticas. El encargado de esta producción ha sido Hugo Pineda -asesor del despacho- en compañía de un equipo de unas 45 personas, según dijo, en colaboración de la Cancillería, la Presidencia de la República y otros Ministerios.

Consultado sobre la falta de expresiones escénicas como la danza o el teatro, Pineda expresó que no se pudo concretar la participación de ninguna agrupación por temas de agenda de los visitantes.

Algunos puntos de esta propuesta

Instalación de arte contemporáneo

Sin duda la obra que más exposición tendrá será la instalación “Nosotros los hombres”, del artista Rafael Ottón Solís. Con siete metros de diámetro, estará colocada en el centro del plenario, principal punto de reunión durante la Cumbre, con todos los Jefes de Estado a su alrededor.

Se trata de una pieza de arte contemporáneo en homenaje al poeta Jorge Debravo y a las culturas precolombinas de Costa Rica. Está compuesta de un montículo circular de siete metros de diámetro, elaborado con la misma cantidad de piedra bola (piedra de río). En su interior tiene 50 quintales de maíz, representando un altar ceremonial precolombino. Acompañan la obra varios sacos de hojas secas.

“En la cultura indígena nacemos del maíz, somos nosotros los hombres, y precisamente, ese es el nombre de la obra, inspirada en un poema de Debravo. Por medio de la obra busco establecer una relación entre la obra poética de Debravo y nosotros los costarricenses de hoy (…)”, explicó el artista.

Esta obra se presentó por primera vez en 1998 en el Museo de Arte y Diseño Contemporáneo. En 1999 participó en la Bienal Iberoamericana de Lima. Para el 2010 se instaló en el MADC como parte de la muestra “Umbral de Fuego”, que presentaba obras de Solís.

Marimbas, flautas y música antigua

La apertura de la III Cumbre CELAC estará amenizada por siete niños guanacastecos (seis niños y una niña) marimberos. Ellos forman parte del grupo “Marimba de la Escuela Monseñor Luis Leipold” e interpretarán “El Punto Guanacasteco” y “El Torito”.

El grupo se originó en el 2010 para participar en el Festival Estudiantil de las Artes que impulsa el Ministerio de Educación, el cual ha sido ganado por cuatro años consecutivos por la representación del cantón de Cañas en la final nacional.

Por su parte, el Coro de Flautas del Instituto Nacional de la Música será el encargado de poner la música durante la cena oficial que se ofrecerá a los Presidentes.

¿Por qué coro de flautas? Se llama así a la agrupación que cuenta con una gama completa de este instrumento, desde el flautín hasta la flauta contrabajo. En total, son 12 estudiantes de entre 16 y 22 años, pertenecientes a la Cátedra de Flautas del Instituto.

Para la cena de Cancilleres, miembros de delegaciones y otros invitados especiales, la protagonista será la música latinoamericana de los siglos XVII y XVIII. Syntagma Musicum será la agrupación encargada de ejecutarla, con sus atractivos instrumentos que son copias de instrumentos antiguos, lo que les concede una sonoridad "de época".

A esta reconocida agrupación la integran nueve músicos profesionales: Zamira Barquero, soprano; Marcela Alfaro, mezzosoprano; Peter Nitsche, violinista; Grace Marín, violinista; Gabriel Goñi, flautista; Luis Diego Herra, flautista dulce; José Ángel Ábrego, oboísta; Isabel Jeremías, fagotista; Gerardo Duarte, percusionista y María Clara Vargas, clavecinista. Dos de estos músicos son integrantes de la Orquesta Sinfónica Nacional de Costa Rica y los demás son profesores de la Escuela de Música de la Universidad de Costa Rica.
 
Desde Punta Islita

24 artistas del Museo Islita, ubicado en Nandayure de Guanacaste, expondrán 72 obras en el Centro de Eventos Pedregal, sede de la Cumbre CELAC.

Estos artistas provienen de cuatro grupos artísticos de la zona, y pese a que todos manejan temáticas y técnicas distintas, siempre tienen presente la importancia de la sostenibilidad de su comunidad; de allí el uso constante de materiales propios de la naturaleza, los cuales aprovechan al máximo sin afectar el entorno.

Hilos de donde cuelgan elementos propios de su entorno, pinturas sobre madera fibrán, cuadros hechos con maderas encontradas en la playa y xilografías sobre recuerdos de la infancia e historias de vida, serán algunas de las obras que se mostrarán en esta exposición.

Lo mejor del arte costarricense

Una selección de 38 obras arte costarricense del siglo XX se expondrá también en la sede de la Cumbre, parte de la colección del Museo de Arte Costarricense (MAC). Incluye grabados, dibujos y pinturas, elaboradas entre 1963 y 2008, por artistas como Francisco Amighetti, Rafael “Rafa” Fernández, Fabio Herrera, Rafael Ángel “Felo” García, Mario Maffioli, Manuel de la Cruz González, Francisco “Paco” Zúñiga, Cesar Valverde y Pedro Arrieta, entre otros.

Estas obras se expondrán en el Salón del Retiro de Jefes de Estado, las Salas de Reuniones Bilaterales Presidenciales, Antesala de Presidentes y la Sala de Invitados Especiales.

Los rostros de Costa Rica

Por último, quienes asistan a la Cumbre de la CELAC verán una serie de retratos del argentino Lucas Iturriza, pertenecientes al proyecto Todos somos Costa Rica. Este fotógrafo se interesó por el enorme mestizaje que se refleja en los rostros de los costarricenses. Según el artista, quien ha viajado por casi todos los continentes, “los rostros de los costarricenses son bien diferentes, por ejemplo los afrodescendientes de acá son distintos de los africanos, los pueblos originarios tienen una expresión y un fenotipo muy particular, distinto al de los pueblos originarios de otros países de América. Es una mezcla increíble”, dice.

Iturriza vive desde hace 7 años con su familia en Puerto Viejo de Limón. Es fotógrafo documental y escritor freelance, especializado en culturas originarias, sociedades, viajes y aventura.

Luego de su paso por la Cumbre CELAC, esta exposición podrá verse en versión ampliada a partir del 19 de marzo en el Museo Nacional.