Red Cultura
  • Fotografías
Roger Mu�oz, Sin t�tulo. Fotograf�a cortes�a del MADC.

Un colectivo art�stico integrado por estudiantes de la Escuela de Artes Pl�sticas de la UCR presenta su segunda exposici�n en el Museo de Arte y Dise�o Contempor�neo.
07/01/2015 12:00 PM
Leonardo Santamar�a
lsantamaria@redcultura.com

Durante los últimos años, una sección de la Escuela de Artes Plásticas (EAP) de la Universidad de Costa Rica (UCR) ha experimentado una renovación, especialmente desde la cátedra de pintura. Si bien el cambio no ha sido generalizado, un significativo número de estudiantes han sido estimulados por sus profesores a ensayar nuevas -con respecto a la tradición imperante en la EAP- aproximaciones a las artes, tanto desde la teoría como de la práctica.

Como parte de esta coyuntura, aunado a motivaciones grupales e individuales, en 2013 se formó Membrana Colectivo, un colectivo artístico integrado por estudiantes de la EAP (Kenneth Coronado, Adriana Marín, Roger Muñoz, Alejandra Ramírez y Laura Villalta), quienes se unieron, en palabras de Membrana, “con el fin de generar un espacio de discusión y enriquecimiento de ideas, a través de un intercambio formal y conceptual”. Así, en mayo de 2014 inauguraron en la Alianza Francesa su primera exposición: "Adhesión".

Tras más de un año de trabajar juntos y con la experiencia de "Adhesión", el pasado mes de noviembre Membrana inauguró en el Museo de Arte y Diseño Contemporáneo (MADC) “Ya no es más, ahora es otro y luego otro.... Con una curaduría de María José Chavarría asistida por los miembros de Membrana, la muestra fue montada en la pequeña Sala 1.1 del MADC.

Auto-identificados como “investigadores de lo visual”, los integrantes de Membrana comparten una concepción del arte lejana a la idea tradicional de obra. Es decir, estos artífices no conciben la posibilidad de terminar una obra, sino defienden la noción de proceso como la práctica artística en sí.

De este modo, según Marín, lo expuesto en el MADC es parte de un “proceso orgánico” gestado semanas antes de la inauguración. Dicho proceso fue interrumpido para exponer las piezas que componen el montaje de la Sala 1.1, a manera de una fotografía instantánea sobre un trabajo todavía no terminado. Incluso los integrantes de Membrana consideran que varias de las obras actualmente expuestas podrían ser retomadas en el futuro para continuar su proceso, o bien podrían generar nuevas obras a partir de ellas.

Instantánea de una instantánea

Las obras de  “Ya no es más, ahora es otro y luego otro...” están ubicadas en una sala pintada de color blanco. Si bien las dimensiones de la Sala.1.1 son complejas por motivo de sus limitaciones espaciales, la curaduría y el montaje lograron sortear esta desventaja para generar un conjunto de piezas bien articuladas visualmente.

Debe señalarse que todas las obras que componen la exhibición fueron producidas por Membrana durante una estadía de varias semanas en la Sala 4 del MADC. Bajo la tutoría de Chavarría, los cinco integrantes del colectivo realizaron ejercicios (maquetas, trabajo sobre pared, reflexiones grupales, etc.) que les permitieron desarrollar y madurar sus ideas iniciales. “El trabajo arriba [Sala 4] fue indispensable”, asegura Coronado Best Crossbow Review.

Sin una temática común, las piezas que componen la exposición fueron desarrolladas en su mayoría a partir de la experimentación de las posibilidades de lo formal (o sea, de la materia).

Así es como Villalta investigó las relaciones entre paisaje-cuerpo-espacio y nos muestra una serie compuesta por cabellos fijados mediante cinta sobre papel, siguiendo el diseño de las coordenadas de caminatas realizadas por ella. 

Image and video hosting by TinyPic

Arriba: Laura Villata, Sin título. Abajo a la izquierda: Kenneth Coronado, Sin título. Abajo a la derecha: Adriana Marín, Sin título. 

Por otro lado, Ramírez intervino las paredes de la sala con una suerte de collages cartográficos que reflexionan sobre la tensión entre propio-ajeno y sus relaciones con el espacio. Por su parte, Coronado centró su trabajo en las posibilidades del dibujo y sus implicaciones matéricas, lo cual devino en las piezas expuestas.

Image and video hosting by TinyPic

Alejandra Ramírez, Sin título.

Las obras de Marín son producto de revisiones introspectivas de situaciones familiares, producto de ello la serie de cinco recortes de papel con tela tejida sobre ellos.

Image and video hosting by TinyPic

Adriana Marín, Sin título.

Finalmente, las piezas de Muñoz (fotografía principal del artículo) fueron realizadas en parte con objetos encontrados, los cuales fueron buscados en contextos afines al desarrollo conceptual que sustentó la confección de sus piezas; la violencia, la intrusión y la materia son parte del trasfondo del trabajo del artista.

Colectivamente la exhibición demuestra un buen nivel de cohesión visual, lo cual fue resuelto en gran parte por el uso de tonos neutros y de colores con tonalidades similares.

Sin embargo, aunque el espectador puede fácilmente establecer relaciones visuales y conceptuales entre las piezas expuestas, la muestra denota un descuido en lo que a museografía respecta. En consecuencia, sectores del público podrían sentirse desorientados por la ausencia de cédulas.

Aunque la omisión de dicho recurso es coherente con el concepto defendido por Membrana, esto no justifica privar al público de insumos informativos que complementen su experiencia en la sala. Además, el folleto de sala presenta un error ortográfico, algo inadmisible para una institución como el MADC.

Por otro lado, un punto común en varios de los integrantes del colectivo fue su preocupación por el espacio y sus diversas implicaciones (materiales, visuales o conceptuales). Ante esto y tomando en consideración el proceso del cual derivaron las obras, tanto el montaje como las obras adeudan un mayor uso de las posibilidades espaciales que ofrece la sala.

“Ya no es más, ahora es otro y luego otro... se constituye como una muestra de tendencias artísticas producidas por una nueva generación de artistas costarricenses. Formados en la EAP, pero visiblemente interesados por llevar su trabajo más allá de la universidad, estos cinco estudiantes presentan una propuesta más madura que lo expuesto en mayo de 2014 en la Alianza Francesa.

La exposición estará abierta al público durante lo que resta del mes de enero. Una valiosa oportunidad para conocer la producción de un joven e interesante colectivo que da sus primeros pasos dentro del escenario artístico nacional.

*Todas las fotografías son cortesía del MADC.

Entrevista

¿Membrana Colectivo?

Membrana Colectivo: Posiblemente lo más importante sea el reto creativo que supone la unión de partes  individuales que no necesariamente fueron hechas para estar conectadas. El nombre del colectivo denota ese espacio de flujo, y ante todo una forma de trabajo que si bien no sigue una metodología unánime, se basa en la constante edición y filtración de ideas, imágenes y ejercicios.

¿Por qué el nombre de la exposición?

Membrana Colectivo: Responde al proceso que tiene que ver con la transformación del material y la manera en la que construimos y nos aproximamos a la imagen como tal, es un proceso maleable, orgánico, abierto a constantes cambios.

¿Qué sigue?

Laura Villalta: Quedan las ganas de trabajar un poco más en conjunto. Tal vez trabajar una pieza entre todos. También continuar con la dinámica de trabajar juntos, tener un lugar donde trabajar, lo cual es indispensable.

Róger Muñoz: Tal vez fuimos un poco tímidos con el manejo del espacio. Quisiéramos ser más invasivos con el espacio y apropiarnos de él en su campo tridimensional. Eso es algo que queda pendiente.