Alicia llega al país (tropical) de las maravillas
31/01/2017

El Teatro Espressivo arranca su temporada 2017 con "Alicia", un montaje basado en el texto de Lewis Carroll e inspirado por la fauna y la flora costarricense. Para entender esta combinación, conversamos con su director Max Sir y su protagonista, Natalia Miranda. 

Verónica Jiménez Arguedas

vjimenez@redcultura.com

 

Walt Disney nos presentó una versión colorida y animada de Alicia, Tim Burton trató de situarla en un mundo más oscuro, Jefferson Airplane la relacionó con un mundo de alucinaciones y drogas, SIFAIS y Danzay la pusieron a bailar en las tablas del Teatro Nacional.   Alicias hay muchas y los textos de Lewis Carroll -tanto "Alicia en el País de las Maravillas" como "A través del espejo y lo que Alicia encontró allí"- han sido interpretados y reinterpretados alrededor del mundo.

 

Este año el Teatro Espressivo nos trae una nueva adaptación, una que sitúa a personajes victorianos en medio de un país tropical. "Alicia" es un montaje del director chileno Max Sir, protagonizado por la también chilena Natalia Miranda, quien ya había debutado en este teatro como la protagonista de "La Casa de los Espíritus" en el 2014. 

 

Además de Miranda, el elenco lo completan Luz Nicolas (España) y los nacionales Andy Gamboa, Daniela Valenciano, Fabio Pérez, Michael Dionisio, Ricardo Tames y Arturo Campos.

 

Conversamos con los chilenos Max y Natalia para entender las motivaciones detrás del espectáculo y el tipo de montaje que estrenarán el próximo 3 de febrero (vea los detalles de las funciones aquí)

 

¿Cómo inician este proyecto y cómo llegan a Costa Rica?

 

Max: Nosotros vinimos aquí [a Costa Rica] para descansar un poquito y pasarlo bien, conocer este maravilloso país. Una vez acá vimos el maravilloso país que era, nos sentimos con mucha curiosidad. Cada uno de los días iban siendo más especiales, habían muchas cosas que nos llamaban la atención. Una cosa llevó a la otra y finalmente dijimos 'tenemos que hacer algo que muestre lo maravillados que estamos con un lugar tan asombroso como este' así que hubo una consecuencia natural, que fue Alicia.

 

¿Y por qué Alicia?

 

Max: Es un cuento que todos adoramos, es un montaje que uno siempre quiere hacer, así como uno siempre quiere hacer Shakespeare y uno quiere hacer Alicia. 

 

Natalia: El viaje de Alicia a través de este país de las maravillas era una especie de metáfora de lo que nos pasó a nosotros aquí. Nos insertamos en este mundo que nos parecía absolutamente lejano a lo que uno está acostumbrado a ver. Yo conocí este país de antes de un montaje que vine a hacer un par de años atrás, pero la experiencia de venir con Max ahora que estamos trabajando en artes visuales juntos y llenarnos visualmente, sensitivamente de todos los estímulos del país nos hizo sentir en el País de las Maravillas. 

 

Image and video hosting by TinyPic

Natalia Miranda representa a Alicia, una niña pelirroja que curiosea por el País de las Maravillas. Fotografía cortesía del Teatro Espressivo. 

 

¿Cómo se incorpora esa sensación de maravilla por el país en el texto y en el diseño escénico?

 

Natalia: Bueno Max es artista visual. Dentro de esta obra hizo el diseño de vestuario, el diseño de música y el diseño escenográfica y ahí quisimos plasmar los elementos que nos inspiraron: los colores, las texturas, la manta sonora dentro y fuera de la ciudad; todos esos elementos están presentes en la música también. Cada uno de esos elementos se van notando en pequeñas interacciones que ves en la obra.

 

Max: La cultura de Costa Rica es muy especial, su idiosincracia, la gente. También eso me llamó mucho la atención. Quisimos incorporar en el vestuario a las mascaradas, vimos esas cosas tan bonitas y dijimos 'tenemos que ponerlo en la obra'. Fue una cosa súper curiosa, en el texto, en la dramaturgia nos dimos cuenta que habían muchos links , que habían muchos animalitos que eran de Costa Rica: la rana, el pez, la oruga... Era muy gracioso, porque era todo lo que a nosotros nos había maravillado y estaba ahí en el texto, eso fue algo mágico. 

 

Image and video hosting by TinyPic

Según el director, parte del vestuario incorpora tradiciones nacionales como la de la confección de las mascaradas. Fotografía cortesía del Teatro Espressivo. 

 

Natalia: Viajamos por Costa Rica, antes de empezar los diseños. Hicimos desde el Pacífico hasta el Caribe, un viaje bastante largo. Grabamos sonidos, vimos colores, texturas... 

 

¿Qué tipo de adaptación propone este montaje?

 

Max: Es súper curioso lo que pasa con Alicia porque para hacer la dramaturgia nosotros estudiamos todo lo que encontramos y habían cientos de cosas: textos, películas... Nos dimos cuenta que variaban mucho del texto original. Alicia es un viaje iniciático, es como un viaje de cada una de las personas (...) Hay muchas cosas diferentes ahora, y poder llevar Alicia hasta ese lugar fue un desafío muy emocionante y gratificante. 

 

Natalia: Y sí, vamos a mantener la línea narrativa esencial del libro. La gente se va a encontrar con el juicio, con la reina, con los personajes.

 

Max: Va variando en algunas cosas pero es propio para el montaje teatral de hoy. 

 

Toda adaptación que viene de un texto que es icónico o clásico y además altamente representado en diversos medios (televisión, teatro, radio, animación) como es 'Alicia en el País de las Maravillas' representa un gran desafío para plantear algo nuevo.¿Cómo lo asumieron ustedes desde la dirección y desde la actuación?

 

Max: Ha sido un proceso muy entretenido. Partió con trabajos de laboratorio teatral.

 

Natalia: Partimos en noviembre del año pasado.

 

Max: Sí con un workshop con el elenco y otro abierto para la comunidad de actores costarricenses que vinieron al casting. Fue muy gratificando porque los actores ticos tienen una energía y una forma de ser súper especial. Muy abiertos, muy generosos para actuar. La construcción de los personajes vino de ahí. Ellos fueron creando cada uno de los personajes, entonces creamos dramaturgia especial para cada uno de los actores. 

 

Natalia: Ahí es donde hicimos la diferencia, porque construimos la dramaturgia en los procesos de estos talleres que teníamos con el elenco, entonces cada uno de los personajes proviene del material de cada actor y cómo ellos respondían en este proceso que los entrenamos físicamente.

 

Los personajes clásicos del relato de Lewis Carroll -como El sombrerero loco- están presentes en esta adaptación.

 

¿Qué ha sido lo más retador de este montaje?

 

Max: Todo es retador porque es la gracia de un proceso creativo. En un proceso creativo no es la idea quedarse con lo primero, entonces uno va construyendo y eso es.. entre mayor sea el reto, es más gratificante. Uno puede ir construyendo sobre lo que ya construyó y ahí se logran las cosas que uno quiere tener. Bueno, las presas...

 

Natalia: Son un gran reto (se ríen)

 

Max: Las presas son un reto. Todo en el arte es un reto y es un reto maravilloso. Uno lo acepta humildemente y con muchas ganas y energía para mostrar algo tan lindo. Algo como esto que estamos viendo. El proceso es el que hace maravilloso una puesta en escena finalmente. 

 

¿Qué diferencias han sentido al trabajar en Costa Rica?

 

Max: Una de las cosas que nos ha llamado la atención es el público. Lo hemos conversado mucho...

 

Natalia: ...sí, hemos ido a ver varios montajes que nos llaman la atención...

 

Max: El público es maravilloso. La apertura que tiene para recibir las obras es maravilloso. Nosotros quedamos asombrados de cómo están inmersos en las historias, eso es muy bonito, eso no se consigue en cualquier país. Es algo que hay que cuidarlo mucho.

 

Natalia: No sé si es mejor o peor, estamos simplemente viendo diferencias. Uno a veces se enfrenta como actor a audiencias que son extremadamente críticas, entonces están presenciando tu trabajo para criticar, no de forma negativa pero analizando constantemente. En cambio con esta audiencia es abierta, está siempre permeable, abierta a maravillarse, a disfrutar a ir en un viaje contigo.

 

Max: Entonces a uno le dan más ganas de trabajar porque quiere mostrarle algo más hermoso.

 

Natalia: Y algo más hermoso que es Costa Rica, de la forma que lo percibimos nosotros. 

Espressivo en el 2017

 

"Alicia" es parte de la programación 2017 que tendrá el Teatro Espressivo, que incluye música, teatro, cine y literatura. 

 

Por eso aprovechamos para conversar con Emilio Aguilar, recientemente nombrado como Director Artístico del Teatro Espressivo, específicamente sobre los planes teatrales para el 2017 en este escenario.

 

¿Cuál fue el criterio de selección para los textos teatrales escogidos para el 2017?

Creo que lo que estamos buscando es tener textos que van a diferentes tipos de personas. No estamos tratando de enamorar a todo el mundo de todos los textos porque sabemos que hay gustos diversos y queremos más bien probar llegarle a esa diversidad. En años anteriores hemos hecho como solo clásicos, o una cuestión más temática que une todos los textos. En este caso lo que une los textos es la necesidad de acercarnos a más público, abrir nuestro teatro para que más gente lo pueda ver desde la cercanía de que la historia le hable a esa persona. 

 

Yo entiendo el arte como un mecanismo de comunicación, me interesa que lo que hagamos le diga algo a la gente, y no esa idea trillada de mensaje político de la cuestión sino decir algo, hablar, conversar. 

 

Dentro de esa lógica, textos como "Hermanos de Sangre" o "Manuelita" plantean temáticas y contextos diferentes. ¿Qué les llamó la atención de esos textos?

Con Hermanos  deSangre se da una situación súper interesante. Don Steve, el dueño ve esa obra dos veces en Nueva York y se enamora de ella. Este año se presenta la oportunidad de traerla [a Costa Rica] y calza muy bien dentro de la idea temática de la temporada porque es un texto tricky porque tiene su trampa. Podrías caer en la idea de que es un texto meramente político y la política es simplemente el telón de fondo de la situación, es lo que causa la situación. 

Son dos hermanos que se ven separados físicamente y emocionalmente por la guerra, por la situación que se presenta en Palestina en ese momento. Pero no se trata de eso, se trata sobre esos hermanos, cómo las familias se separan por cuestiones políticas, por cuestiones económicas en las que tienen poca decisión (...). 

 

Este año también tendrán varios directores extranjeros. Ahora que asumís como Director Artístico ¿cómo lográs unidad con tantas visiones diferentes sobre el escenario?

Desde mi perspectiva en Costa Rica hace falta una industria teatral. Yo soy de los pocos afortunados que vivimos de hacer teatro o de trabajar haciendo arte o actividades artísticas. Poca gente lo hace y es porque no tenemos industria. Entonces Teatro Espressivo se plantea este año ser punta de lanza en creación de una industria teatral y eso implica que nosotros lo vemos de esta manera: somos un ente productor que quiere resultados y quiere darle al público ciertas obras de teatro en ciertos estilos. Contratamos entonces un director para que realice esa visión, entonces no es tan complejo porque tenemos claro qué queremos ver en cada una de las obras. Tenemos claro qué va a pasar con cada una de las obras (...). Nosotros somos ese teatro que viene con un poco más de recursos, con un poco más de músculo para poder hacer cosas más grandes. ¿Buenas, mejores? No sé, simplemente cosas más grandes y dándonos el lujo -porque es un lujo- de tener directores extranjeros. 

 

¿Cómo se han planteado ustedes -como teatro privado- dialogar con otros sectores como el público y el independiente?

Yo no puedo hacer mucho más que ilusionar y emocionar a la gente y eso es lo que quisiera. Que cuando venga alguien, tal vez alguien que está empezando, venga acá y diga 'tal vez algún día me gustaría ser mejor que esto'. Me gusta emocionar a la gente porque me emociono yo. 

 

¿Cómo se conformará el elenco de este año?

Vamos a hacer audiciones para todas las obras y todos están invitados a participar. Tenemos actores que se mantienen repitiendo porque se mantienen haciendo audiciones (...) Muchas de las personas que están en nuestros elencos repiten de una obra a otra porque ya están acá y ya conocen el ritmo pero eso no quiere decir que tengan nada asegurado. 

 

¿Qué podemos esperar este año en Espressivo en términos de diseño escénico?

Es curioso porque es para mí como doble presión, al ser el diseñador residente y ahora el director artístico soy como juez y parte. Este año la dificultad va a estar en no sobre hacerlo, en no excederme para demostrar que sí puedo. Vamos a hacer lo que siempre hacemos que es crear una escenografía, una iluminación y una plástica escénica que funcione para que la obra comunique, en algunos casos significa que no vamos a hacer mucho. Vamos a tener lo necesario para que la gente sienta que su tiquete valió la pena. Que puedan salir y decir 'a mí es que el tema no me gustó o no me gusta ese tipo teatro' pero que no puedan decir que está mal hecho. 

___________________________

En el 2017, el Teatro Espressivo presentará los siguientes montajes:

Alicia, de Lewis Carroll./ Dir: Max Sir

Juan Cuentacuentos

Hermanos de sangre, de Ilan Hatzor./ Dir: Ilan Hatzor.

Entre Quijotes./Dir: Andrea Catania

Murámonos Federico, adaptación de la novela de Joaquín Gutierrez./Dir: Leonardo Perucci.

Manuelita, de Tamsin Clarke/Popelei Theatre. 

Vestido de novia, de Nelson Rodrigues./Dir. José Zayas.

Drácula, de John Balderston y Hamilton Deane./Dir: Emilio Aguilar.

Un cuento de navidad, de Charles Dickens, adaptación de Paul Stebbins./Dir: Carlos Salazar